Avisar de contenido inadecuado

21/10/2009

III capitulo de Cartas desde Paraguay

                                    III

 

     Un mes antes había desembarcado en Buenos Aires. La travesía desde Nápoles había sido apacible, aún así, Krebbs no era amante de la vida marinera, y en cuanto pudo, puso pie en tierra, jurándose a sí mismo no volver a embarcarse en semejante aventura. Los viejos mamparos de su desvencijado camarote, rezumaban humedad por los cuatro costados, y...

11/10/2009

Ii capitulo de cartas desde paraguay

 

                                            II

 

 

    El sacerdote se relamió los labios; el café expreso estaba delicioso, y la luminosa mañana que se extendía por el cielo romano, era como un soplo de esperanza para su espíritu.

     Caminó con indiferencia durante un rato, hasta alcanzar las escalinatas de la Plaza de España. Tomó asiento en un desgastado escalón de mármol, y se...

2/10/2009

I capitulo de cartas desde paraguay

                                                                                 CARTAS DESDE PARAGUAY

 

 

                                                                                                                 I

 

     El viejo estaba asustado, sus ojos perplejos no dejaban de oscilar de un lado a otro, como si estuviera intentando encontrar una vía de escape.

     Los camiones...

1/10/2009

Ii capitulo de la maldición de la casa sellada

                                                                              II

                       

                                                              El hombre de la torre

 

 

     Nadie conocía al hombre que habitaba en la torre; durante el día su figura se podía intuir, junto a la estrecha apertura que hacía las veces de ventanal. Por las noches no era más que una...

30/09/2009

I capitulo de la maldición de la casa sellada

                            PARTE PRIMERA

 

              RODERICO REX GOTHORUM

                                             I

                       

                             ¡¡Witiza ha muerto!! 

 

 

     El cortejo se fundía con la trémula luz de los pasillos que conducían a los aposentos reales; los estrechos ventanales, apenas conseguían atrapar retazos de la noche azulada...